Compartir

“Menos cajetilla y más zapatilla”, ha sido el lema de esta décimoctava Semana sin Humo que concluye hoy, en el día mundial sin tabaco. Esta campaña organizada por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria pretende animar a los fumadores a hacer un intento para dejar de fumar y a hacer deporte.

Su principal premisa: sensibilizar la población a través de distintas acciones, coordinadas con los centros de salud.

El tabaquismo es una enfermedad crónica y adictiva y un hábito difícil de abandonar. Por eso, esta campaña trata de que los ex fumadores cambian la nicotina por el ejercicio, actividad que los ayudará a superar el síndrome de abstinencia.

Según rebelan las encuestas anuales, desde la implantación de la ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo, los fumadores que han intentado dejar de fumar ha ido cada año en aumento.

En el caso de la Comunidad Valenciana, las cifras son alentadoras, en los últimos ocho años el porcentaje de ex fumadores ha aumentado aproxidamente un cuarenta y cinco por ciento. A pesar de que todavía queda mucho para hacer, los valencianos estamos en el buen camino. Con prevención y el desarrollo de programas antitabaco el futuro sin humo está cada vez más cerca.