SHARE

“Es una máquina, la tía es una auténtica máquina”, es lo que comentan los presos de picassent. Entre los 2.000 presos internos de Picassent ya ha habido roces y altercadospor ‘la viuda negra’ de Patraix, a la que algunos califican como “la reina de Picassent”.

La historia de Maje es la de una mujer que engatusó a uno de sus cuatro amantes para que acabase matando a su marido por ella. Salva fue el ejecutor, ella el cerebro de la operación. Fue él quien, a petición de ella, asestó ocho puñaladas a Antonio Navarro Cerdán en el parking de la casa que el hombre compartía con Maje desde que habían consolidado su relación.

Maje se encuentra en prisión provisional, y ahora en la cárcel tiene locos a todos los presos. Cualquier momento en los talleres y actividades que realizan los presos y presas de forma conjunta es bueno para hacer que éstos se rindan a sus pies. La ‘viuda negra’ de Patraix coincide con algunos presos en el taller de jardinería o las sesiones de cine. Según varios funcionarios de la prisión valenciana, en la celda de Maje no falta de nada y es que los presos compiten por agasajarla en regalos.

Parece que a la “Viuda Negra” y al asesino de su marido se le complica el caso al aparecer un cuchillo con ADN del marido en una fosa séptica. El cuchillo de 14 centímetros, comprado días antes del crimen en una ferretería de Valencia, ha sido encontrado en una fosa séptica del chalé propiedad de Salva, el amante de Maje y asesino de Antonio. Los 5 meses que ha estado sumergido el cuchillo no han sido suficientes para borrar los rastros de ADN de Antonio, un hecho objetivo que por fin, ensambla todas las piezas del puzle.