corredor
Compartir

El director general de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Francesc Sánchez, participaba la pasada semana en la presentación del estudio “La demanda potencial de transporte de mercancías en el Corredor Cantábrico-Mediterráneo” en Navarra y La Rioja, tan sólo unos días antes de producirse el segundo Chequeo Semestral sobre el Corredor Mediterráneo que tendrá lugar hoy en La Encina, donde la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) informará del estado de la infraestructura y de los avances que se han producido en la misma.

Las jornadas, organizadas por la Confederación Empresarial Valenciana, contaron con la presencia de la Confederación de Empresarios de Navarra y de la Federación de Empresarios de La Rioja. Estos encuentros han tenido por objetivo la potenciación del transporte ferroviario a través de la conexión Cántabro-Mediterráneo, donde la mejora del eje entre Zaragoza, Teruel y Sagunto juega un papel fundamental.

Durante el encuentro, Francesc Sánchez explicó que Valenciaport es la principal infraestructura de servicios logísticos para empresas exportadoras e importadoras de España dado que canaliza el 40% del tráfico total de import-export del país. Asimismo, destacó que la APV está trabajando para ampliar el hinterland del recinto y, por ello, comunidades como Aragón, Navarra, La Rioja y el País Vasco, resultan vitales puesto que, entre ellos, aglutinan alrededor de 700.000 contenedores de import-export al año.

En este sentido, Francesc Sánchez defendió la necesidad de disponer de conexiones óptimas con el puerto de Bilbao y con la cornisa cantábrica para lo que resulta imprescindible la mejora del corredor Cántabro-Mediterráneo.

La importancia estratégica de este corredor ferroviario queda patente en el estudio elaborado por la Confederación Empresarial Valenciana que establece una demanda potencial de este corredor de entre 48 y 54 trenes semanales. De hecho, las primeras inversiones que ha realizado Adif en el tramo Valencia-Zaragoza ya han surtido efecto como lo demuestra el hecho de que la factoría de Figueruelas haya retomado el trazado ferroviario por Teruel para el transporte de sus vehículos Citroën C3 Aircross hasta el puerto de Valencia.