Compartir

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el de Torrent, Jesús Ros, han firmado esta mañana en la Alcaldía el protocolo general de actuación entre el Ayuntamiento de Valencia y el de Torrent para la implantación de un refugio de animales de titularidad pública y uso conjunto por las dos poblaciones. La firma ha contado con la presencia de la concejala de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Valencia, Glòria Tello, y los concejales del Ayuntamiento de Torrent, Pau Alabajos y David Baviera. Todos ellos han expresado su deseo de que otros ayuntamientos se sumen al proyecto y consoliden la dimensión metropolitana de un servicio que los municipios quieren ejercer en condiciones cada vez mejores.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha remarcado sentirse “muy satisfecho por dar un paso adelante en la defensa de los animales en nuestra ciudad. La administración tiene que ser consciente de la relevancia que tienen los animales, también en las vidas de las personas”. Además, ha hecho hincapié en que “los dos ayuntamientos más grandes de l’Horta nos ponemos de acuerdo y firmamos este protocolo”. El alcalde ha señalado que el problema del abandono de animales “tiene una vertiente supramunicipal muy clara, como en otros muchos servicios, que no se pueden resolver bien desde un solo municipio.

El de los animales de compañía es un asunto cada vez más importante para las ciudades, y por eso hemos llevado a cabo muchas iniciativas, desde las zonas de socialización de perros a proyectos sobre colonias felinas. Queremos trabajar en la dirección de ofrecer unos buenos servicios públicos y también hacer economía de escala, porque es más fácil poder abordar este problema conjuntamente entre Valencia y las localidades del área metropolitana, y si otros municipios se suman mejor, porque funcionará mejor y costará menos. Este protocolo puede abrir un camino de colaboración supramunicipal importante”, ha asegurado Joan Ribó.

“Queremos resolver un problema que tenemos todos los ayuntamientos, y las actuaciones que ahora iniciamos nos van a posibilitar poder trabajar conjuntamente para contar con un espacio público donde cuidar a los animales abandonados, tratarlos con dignidad y facilitar su adopción”, ha afirmado el alcalde de Torrent, Jesús Ros, minutos antes de estampar su firma sobre el documento. “Nuestra idea es que en el futuro otros municipios del área metropolitana, si así lo consideran oportuno, puedan adherirse a este proyecto que comienza hoy con la firma del protocolo para buscar la localización, decidir la dimensión que ha de tener para poder atender a toda el área metropolitana, resolver las cuestiones legales y, al final, acabar teniendo un espacio digno que se gestione desde lo público y dé solución a un problema que está siendo cada día más grave en todos los ayuntamientos”.

CAMBIO DE PARADIGMA

“Hoy damos un paso de gigante en la defensa del bienestar de los animales en toda el área metropolitana”, ha manifestado Glòria Tello, concejala de Bienestar Animal. “En Valencia tenemos necesidad de ampliar las actuales instalaciones, que son totalmente insuficientes, y eso se ha de hacer desde lo público, porque entendemos que la musculatura de las administraciones ha de estar también al servicio de los animales que comparten ciudad con nosotros”. Igualmente ha señalado que “la colaboración interadministrativa repercute en la mejora de la calidad de vida. Si creamos sinergias entre municipios llegaremos a la mejor solución posible para los animales, que es tener instalaciones dignas que cuenten con todo lo que ellos necesitan y poder garantizar una defensa de sus derechos; cambiar el paradigma que hasta ahora existía en cuanto al tratamiento de los animales abandonados.”

En este protocolo se señala, por parte del Ayuntamiento de Valencia, que “para la adecuada prestación de ese serviucio es necesario disponer de instalaciones adecuadas para la guarda de animales que cumplan las condiciones exigidas, para referirse a continuación a que el Ayuntamiento de Valencia, “ a la vista de las dificultades para la ampliación de las actuales instalaciones, está interesado en la ubicación de nuevas instalaciones en los términos y con las características que garanticen una prestación óptima del servicio”.

Por su parte, el Ayuntamiento de Torrent, que también presta el servicio de recogida de animales abandonados y en situación de riesgo en el ejercicio de sus competencias en materia de protección de la salud pública, manifiesta su interés de disponer de instalaciones “que garanticen la proximidad, la excelencia y la eficiencia en la prestación del servicio”.

En el documento se afirma que se trata de un protocolo que tiene “la voluntad de las dos administraciones de actuar con un objetivo común”, sobre la que se abunda en las dos primeras cláusulas donde ambos ayuntamientos manifiestan su interés de disponer de un centro de recogida de animales de titularidad pública “que permita la adecuada ampliación de las instalaciones actuales”, en el caso de Valencia. Por parte del Ayuntamiento de Torrent se puntualiza el interés de disponer de un centro “en un ámbito territorial adecuado a criterios de proximidad, eficacia y excelencia en la gestión”.

A partir de la firma de esta mañana se nombrarán dos representantes de cada ayuntamiento que tendrán, entre otras tareas, la de “elegir una ubicación estratégica y bien comunicada”, según ha puntualizado el alcalde de Torrent, Jesús Ros, y dimensionar adecuadamente las instalaciones pensando en ese uso metropolitano.

Los dos ayuntamientos, Valencia y Torrent, manifiestan su voluntad de “llevar a término un estudio de necesidades que permita dimensionar adecuadamente las instalaciones necesarias para la prestación del servicio por ambas partes , así como determinar las localizaciones más adecuadas para su instalación y el análisis de la viabilidad jurídica, económico y técnica de la gestión conjunta del centro.”