Valencia
Compartir

Los expertos en producción y localización cinematográfica José Trullenque, Patricia Picazo y Ann Hernández han impartido en la sede del Patronat de Turisme la I Jornada “Xarxa Film València” a técnicos locales encargados de las film office de Valencia, Sagunt, Xàtiva, Alzira, Llíria, Buñol, Requena, Carcaixent, Sueca, Cullera y Gandia.

Tal como ha destacado en la apertura del curso Pilar Moncho, diputada de Turismo de la Diputación de Valencia y vicepresidenta del Patronat de Turisme de València, “es necesario unificar criterios y ofrecer una propuesta coherente para que nuestras comarcas sean conocidas, como lo es Nueva York, por las películas”.

Para ello, y dentro del Plan de Estratégico de Actuación “Film València”, presentado en julio por la propia Pilar Moncho y por el director del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinos, el Patronat ha organizado esta primera jornada formativa cuyo principal objetivo es la puesta en marcha de film office en las comarcas interesadas y presentar el territorio valenciano como un territorio film friendly.

El punto de partida de la jornada ha sido conocer qué implica un rodaje, sus diferentes tipos, sus necesidades y algo muy importante, qué puede aportar a cada comarca, cuál puede ser el impacto económico y turístico para un territorio.

En este sentido, los productores José Trullenque y Patricia Picazo han mostrado ejemplos, como Bélgica y su Tax Shelther, o la Smart Filming de Canarias, cuyos incentivos a rodajes han convertido el audiovisual en un verdadero motor económico de la zona.

José Trullenque ha asegurado que una de las mayores bondades del territorio valenciano es el paisaje, el cielo. “Aquí no vienen a rodar en platós, porque las grandes productoras americanas ya tienen los mejores platós en USA; a Valencia y a España vienen sobre todo por los exteriores, ése es el mejor escaparate que mostrar”, ha asegurado.

También se han referido a falsos mitos relacionados con el mundo de cine, como que el cine español es una industria subvenciona. “La industria del cine español genera más riqueza de lo que recibe en subvenciones del Estado. Por ejemplo, en 2016 recaudó más de 605 millones de euros que se reflejó en una aportación por IVA de 108 millones de euros, una cantidad que supera en 28 a lo que recibe en subvenciones públicas”, ha explicado Patricia Picazo.

Los productores han insistido en la idea de que el cine no genera gasto ni al Estado “ni a los lugares donde se rueda”. Bien al contrario, “el impacto económico, turístico y mediático es impagable”, han destacado y han ejemplificado con la última producción que Bollywood grabó en Valencia. “Tras la producción de la película “Sólo se vive una vez”, rodada íntegramente en España, la afluencia de turistas de la India se dobló, pasando de los 31.000 visitantes a los 61.000”.