Compartir

(EFE).- Son una treintena las empresas catalanas las que han decidido llevar su sede social fuera de Cataluña ante la incertidumbre por el proceso soberanista. Este lunes, lo anunciaron una decena de compañías del sector financiero, asegurador o alimentario.

En el IBEX, de las siete empresas catalanas que había la semana pasada, solo queda una, Grifols, y ya ha abierto la puerta a cualquier decisión si el escenario político afecta a su negocio.

Colonial, Abertis y Cellnex han anunciado su cambio a Madrid. Antes también había decidido su salida Caixabank, Banco Sabadell o Gas Natural. Otras empresas que se trasladan son SegurCaixa, Torraspapel, el grupo de transporte MRW o la cervecera San Miguel. Se muda también la sociedad de valores GVC Gaesco, a Madrid. Curiosamente, una empresa cuyos directivos están ligados a la entidad independentista Òmnium Cultural.

Otras compañías han anunciado que piensan en un traslado si se produce la declaración de independencia. Es el caso de la propietaria de marcas como Cola Cao o Nocilla. También el principal grupo editorial y audiovisual Planeta ha señalado que hará el cambio de sede para proteger los intereses de sus accionistas y empleados y de la empresa.