tráfico
Compartir

(EFE).- La Dirección General de Tráfico (DGT) espera una afluencia de 200.000 personas al circuito Ricardo Tormo de Cheste durante todo el fin de semana para asistir a las tres jornadas del Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana con el que se cierra el campeonato mundial de motociclismo de 2017.

La mayoría de los asistentes acudirá en vehículos particulares por lo que se han establecido medidas especiales de vigilancia a partir de esta mañana y hasta la noche del domingo. El mayor nivel de tráfico se desarrollará por la A-3 entre Madrid y Valencia y la AP-7 y N-340 desde límite de Tarragona hasta Valencia y la A-7 y AP-7 desde Valencia hasta Alzira (Valencia).

Por razones de seguridad se establecen restricciones a la circulación de vehículos de mercancías de más de 7.500 kilos en determinados días y horas. El dispositivo contará con más de un centenar de agentes de la Guardia Civil, tres helicópteros y personal encargado del mantenimiento de equipos y de la instalación de medidas en las vías.

Como complemento al dispositivo especial, la DGT a través de las redes sociales difundirá mensajes tanto a motoristas como a los conductores del resto de vehículos. A los mensajes en redes, se suma también las informaciones que aparecerán en los paneles luminosos instalados en las diferentes carreteras sobre las incidencias o indicaciones relativas a la circulación.