Compartir

La aplicación de la Tasa Turística vuelve a estar en la primera linea del debate político en Valencia. El alcalde Joan Ribó ha rechazado las propuesta original de Podem alegando que se debe dejar libertad para aplicarla dependiendo de las necesidades de cada localidad. Y la portavoz del PSPV pide diálogo y desde València en Común ven bien que sean los consistorios que la apliquen según les convenga.

El alcalde de València, Joan Ribó, cree que “hace falta una tasa turística” aunque ha rechazado la propuesta de Podem en Les Corts porque cree que debería tener un tramo municipal “muy importante” para repercutir en sus servicios y ser flexible según cada municipio.

La portavoz del PSPV en València, Sandra Gómez, ha asegurado que la propuesta “no se ajusta a la posición” del equipo de gobierno. “Las cosas hay que reflexionarla, hablarlas con el sector y todos los agentes implicados y creo que ese debate no se ha producido y ha salido una propuesta que no se ajusta a la realidad del sector ni de las necesidades del turismo en los diferentes municipios”, ha dicho.
Según la portavoz socialista y primera teniente de alcalde, para aplicarla abriría un proceso de debate y diálogo como han hecho siempre desde Turismo y “la tasa turística no puede ser la excepción”.

Por su parte, la portavoz de València en Comú, María Oliver, valora que Podem “va en la línea” de que sean los ayuntamientos los que decidan cómo se aplica. También ha defendido que deben ser las ciudades las que sean “protagonistas en las decisiones” sobre los recursos que tienen que ver con el desarrollo de la ciudad.

“Queremos que las ciudades tengamos en la decisión un papel fundamental. Entiendo que hay municipios más pequeños que tiene alguna excepcionalidad respecto a otros más grandes y ese debate se tiene que tener, pero yo creo que son los municipios y que Podemos está en esa línea, los que decidan de qué manera se aplica” para que revierta en “el común de los ciudadanos”.

El primer edil ha argumentado que debe haber flexibilidad para poder aplicarla, según las necesidades de cada localidad y Sandra Gómez ha pedido debate y diálogo ya que la Tasa turística no puede ser la excepción.