sanciones dueño perro que no lleven bolsas
Compartir

Dentro de poco en Valencia será obligatorio que los dueños de los perros salgan a pasear a sus animales con los suficientes bolsas de recogida de excrementos. Según la nueva ordenanza de civismo en el espacio público presentada por el Ayuntamiento de Valencia. El texto se someterá a un proceso participativo con las entidades vecinales, sociales, de ocio y de consumidores.

Los agentes de la Policía podrán establecer sanción, no solo por no recoger los restos, como hasta ahora, sino por no llevar los materiales de limpieza, incluso aunque la mascota no haya realizado ninguna deposición. El nuevo texto también incluye aportaciones novedosas como los cursos educativos para padres y madres de los menores que beban alcohol en las calles. En el caso del fenómeno del botellón, el foco de la ordenanza no se ha puesto en la ilegalidad del consumo del alcohol en la vía pública en sí, sino sobre las molestias que de ello se derivan: ruidos, suciedad, desprotección de los menores… Por eso, se abre la posibilidad de redimir o anular las sanciones previstas, y se añade que, para poder reducir o eliminar estas sanciones, también los padres o madres tendrán que asistir con sus hijos e hijas a los cursos de reeducación o a las tareas de voluntariado y trabajo comunitario.

Respecto a la mendicidad coactiva, es decir, personas que venden pañuelos, gorrillas, limpiadores de coches, que van acompañadas de amenazas o intimidación, la novedad es que desde la Policía Local se dará traslado de la información a los servicios sociales municipales del Centro de Atención a las Personas Sin Techo. Se mantienen las sanciones económicas, aunque desde la constatación de que, por sí solas, dichas sanciones se han revelado ineficaces, ya que la mayoría de las personas en estas situaciones carecen de recursos. Finalmente se aplicarán sanciones de entre 750 y los 3.000 euros para aquellos que hagan pintadas en edificios y mobiliario urbano que no se clasifiquen como patrimonio histórico.