Compartir

El Ayuntamiento de Valencia ha vuelto a reabrir la playa de El Saler donde esta mañana se había decidido izar la bandera roja en la playa de El Saler tras haberse avistado un segundo ejemplar de carabela portuguesa, una medida que ha estado acompañada de la bandera blanca que avisa de la presencia de medusas en esas aguas.

Según fuentes municipales, esa medida ha sido adoptada por recomendación del Institut del Litoral, pues en un principio se había decidido izar la bandera amarilla junto a la citada de aviso de medusas en la zona.

Este miércoles el Ayuntamiento advirtió de que este sería el protocolo a seguir en caso de que se avistara un segundo ejemplar de carabela portuguesa, después de que por la mañana se hubiera visto ya a una y el martes otra en la playa de la Malvarrosa, que además picó a un niño que tuvo que ser atendido en el Hospital Clínico.

¿Qué es la Carabela Portuguesa?

Estrictamente hablando, esta especie no es realmente una medusa. Ni siquiera es considerado un animal simple. Realmente es una colonia de organismos que trabajan juntos en paz y armonía. Su nombre viene dado por la manera en que flota y se desplaza, simulando a los barcos navales del siglo XVII, llamados hombres de guerra. En Australia son llamados botella azul producto al color azulado de este extraño animal.

Se encuentra por todos los océanos del mundo y ha sido visto en zonas tan al norte como Scotland, gracias a las cálidas aguas de la Corriente del Golfo.

La picadura del Barco Portugués es seria y común con alrededor de 10.000 picaduras anualmente, solo en Australia. La picadura se caracteriza por ser una dolorosa marca parecida al dolor de un latigazo en la piel. Esto puede durar desde una hora hasta varios días. El riesgo principal es los efectos del veneno en el sistema. En casos extremos, un intenso dolor seguido de fiebre, shock, problemas en el corazón y en la función de los pulmones puede conducir a una posible muerte.

Tranquilidad ante la carabela portuguesa: “la playa está vigilada”