Compartir

El actor Jose Sacristán se adentra en las entrañas del poder con la función teatral “Muñeca de Porcelana”, que estará en el Teatro Olympia de Valencia hasta este domingo 15 de octubre. Una historia estrenada en Broadway y escrita por David Mamet para Al Pacino. Sacristán interpreta a un millonario que acaba de comprarle un avión a su joven prometida y que está a punto de jubilarse. Pero el día que instruye a su joven ayudante para que se haga cargo de sus negocios, recibe una llamada que lo cambiará todo.

Una historia que cuenta una espiral de sucesos que, en menos de 24 horas, modificarán para siempre el destino de sus protagonistas. Y posiblemente nuestra visión de la cara oculta de los dueños del mundo. La obra se adentra en las relaciones entre los empresarios y los políticos, esos hilos o esas cloacas, como cada uno quiera llamarlo, que comunican el poder y la política. Sin embargo, esas comunicaciones se pueden romper. Un día eres ensalzado por todos y al siguiente puedes caer en desgracia, como le ocurre al protagonista. La obra nos hará reflexionar sobre si ¿Están los poderosos libres de rendir cuentas por sus actos? ¿Existe una élite que maneja los hilos con capacidad para variar el rumbo de los acontecimientos con tan solo una llamada telefónica?.

La próxima semana llegan al teatro Olympia Lola Herrera y Juanjo Artero con “La Velocidad del Otoño”, se trata de una obra mordaz, divertida y profundamente conmovedora acerca de la fragilidad y frugalidad de la vida. Cuenta la historia de Alejandra, una artista de 79 años de edad, se enfrenta a su familia por el lugar donde va a pasar el resto de los años que le quedan de vida. A su favor tiene su ingenio, su pasión por la vida y una barricada que ha creado en la puerta de su casa con suficientes cócteles molotov para hundir el bloque entero. Pero sus hijos tienen su propia arma secreta: su hijo más joven, Cris, que regresa después de 20 años de ausencia apareciendo a través de la ventana del segundo piso en el que vive Alejandra para convertirse en un mediador in extremis de la familia. Con solo decir las palabras “Hola, mamá” cuando las bombas emocionales comienzan a estallar.