Compartir

La tecnología avanza, los robots podrían ayudar a integrarse a niños aislados dentro de un grupo, esta es una de las conclusiones del trabajo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia, junto a la Universidade do Minho de Portugal. Por ejemplo, “si el robot tiene como objetivo mantener entretenidos a un grupo de niños, a partir del estado de ánimo del grupo puede decidir actuar de forma específica sobre aquellos niños que emocionalmente se encuentran más alejados del grupo y de esta forma tratar de homogeneizar el estado emocional del grupo”, explica Vicente Julián, investigador del Grupo de Tecnología Informática de la UPV.

Puede ser de gran utilidad en campos como la asistencia social, educación o actividades comerciales. El robot incorpora una pantalla en la que se refleja su estado emocional, sensores de radiación infrarroja, una cámara para la identificación de las personas, un sensor LIDAR y tres raspberry pi, que constituyen el “cerebro” del prototipo. Este trabajo se enmarca dentro un proyecto internacional centrado en la interacción de los robots con humanos. En este proyecto, el equipo hispano-portugués se centró en la detección de emociones y su interpretación por sistemas computacionales.