Max
Compartir

Quince años después, la gala de entrega de los Premios Max de Teatro regresa a Valencia. El alcalde, Joan Ribó, ha recibido hoy en el Ayuntamiento, junto a numerosos miembros de la corporación, a representantes de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), así como a buena parte de los nominados de esta edición, muchos de ellos, valencianos. El acto de entrega de los galardones tendrá lugar en el Palau de les Arts el próximo día 5.

“Han pasado quince años desde la última celebración de los Premios Max en València. Si algo se puede constatar en este espacio de tiempo es el grado de madurez que el sector escénico valenciano ha ido adquiriendo pese a las dificultades. A nadie en el sector se le escapará la ausencia de políticas culturales durante años, que abocaba a una situación de inestabilidad y precariedad”. Con estas palabras ha subrayado el alcalde de València el giro en las políticas culturales que se ha producido en los últimos años, “una política –ha afirmado- alejada de los grandes eventos de otra época, que eran solo para unos pocos. Se acabaron los contenedores sin contenido. La oferta cultural en nuestra ciudad resurge con fuerza y trabajamos para que ese vigor, lejos de decaer, vaya a más”.

El alcalde ha pronunciado estas palabras durante la recepción celebrada hoy en el Ayuntamiento al presidente del Consejo Territorial de la SGAE, Pep Llopis, quien ha acudido acompañado del director institucional de Artes Escénicas de la entidad, Juli Disla, y otros integrantes de la Junta Directiva. El encuentro ha contado con la presencia del secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, i el director del Institut Valencià de Cultura, Abel Guarinós. La concejala de Acción Cultural, Maria Oliver, ha conducido el acto de recepción a los nominados en esta XX edición de los premios, que ha contado también con la presencia de los concejales Gloria Tello, Carlos Galiana, Sandra Gómez, Maite Girau, Jordi Peris y Amparo Picó.

Ante todos ellos, el alcalde ha subrayado el compromiso del Govern de la Nau por la producción cultural y artística: “Queda trabajo por hacer para revertir por completo el abandono padecido por la comunidad artística valenciana durante tantos años. Pondremos toda nuestra voluntad en ello”, ha afirmado.

Durante sus palabras de bienvenida, el alcalde ha expresado también su satisfacción por el elevado número de empresas y artistas valencianos nominados a los premios en esta ocasión: Joan Santacreu, Damián Sánchez, Luciano Trevignani, Víctor Sánchez, Chema Cardeña, Josep Manel Casany, María Cárdenas, Carme Portaceli, Marcos Morau y Juanjo Llorens. “Pocas ciudades españolas tendrán una cantidad de nominados como la que puede lucir Valencia y la Comunidad Valenciana: son un indicador de que, tacita a tacita, las cosas pueden avanzar y pueden hacerlo de manera seria”, ha afirmado.

De hecho, ha añadido el primer edil, “que un acto tan relevante como la XX edición de los Premios Max se celebre aquí es una recompensa al buen hacer de las y los profesionales valencianos, que en los últimos años han copado el protagonismo de estas entregas de premios al lograr muchos de ellos”.

En esta línea, el alcalde ha subrayado la importancia que para el equipo de gobierno tiene el cuidado de los sectores culturales y de los profesionales “como base inequívoca para cimentar una propuesta cultural digna, diversa y de calidad para toda nuestra ciudadanía”. Como ejemplo de las numerosas acciones impulsadas desde el Ayuntamiento en este campo, se ha referido a la reapertura del Teatre El Musical mediante gestión directa, una de las primeras acciones del Gobierno local, el incremento (duplicado) del presupuesto de las ayudas a las artes escénicas, la liberación del espacio público para iniciativas de carácter cultural de todo tipo, o el gran número de festivales que alberga la ciudad: desde Cabanyal Íntim a Russafa Escènica, desde el Festival de Circo de Patraix a Benimaclet ConFusión, Dansa València, 10 Sentits o Tercera Setmana, entre otros.

Ribó ha concluido expresando su deseo de que “el próximo día 5, la cesta valenciana se cargue de manzanas”, en referencia a la forma de manzana que tienen los galardones Max de teatro.