Compartir

El mítico restaurante Villaplana, ubicado frente al mercado de Abastos, se reinventa para adaptarse a los nuevos tiempos y ofrecer una cocina más seleccionada y un ambiente más confortable y actual.

La cocinera Mabel Villaplana, tras pasar por destacadas cocinas de la ciudad de Valencia, se pone al frente del restaurante familiar con la intención de ofrecer una propuesta donde prime el producto y la calidad.

Una de las novedades del nuevo Villaplana son los depósitos de cerveza que posibilitan que a los clientes les llegue esta bebida en las condiciones más óptimas. De igual modo, destaca su nueva apuesta por los encurtidos y por los embutidos de jabugo, bellota y febo.

Además, tanto en el servicio de comida como cenas se ha dado un giro hacia propuestas gastronómicas, eso sí, sin dejar de lado los míticos almuerzos y desayunos de este restaurante que ya va por la tercera generación.