El chef del Restaurante Ampar nos enseña la receta de una de sus últimas incorporaciones a la carta: un salmón cocinado a baja temperatura con guisantes de lágrima crujientes.

Compartir