gimnasios
Compartir

Cuando finaliza el periodo estival y de vacaciones, se retoma la rutina y muchos ciudadanos deciden inscribirse en los gimnasios o centros deportivos y recuperar los hábitos que tienen el resto del año. Por lo tanto, la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana en estas fechas en las que se incrementan las matrículas en los gimnasios y es conveniente tener en cuenta algunas recomendaciones.

Comparar precios

En primer lugar y antes de decidirse por un gimnasio o centro deportivo, es importante comparar los servicios, instalaciones y precios que nos ofrece cada y decidirse por aquel que más se adapte a nuestras necesidades, y visitar las instalaciones tanto las salas deportivas como los vestuarios para poder comprobar el equipamiento, mantenimiento, limpieza así como el número de monitores.

Los consumidores tienen derecho a que les informe de forma clara y veraz antes de contratar los servicios del gimnasio de los precios, ofertas y los servicios incluidos en el precio. No obstante, antes de firmar el contrato leerlo detenidamente, y conocer el reglamento de régimen interno del centro y cualquier información que pueda ser relevante.

Hay que prestar especial atención a las cláusulas que establezcan que la empresa unilateralmente puede modificar las condiciones ofertadas inicialmente, y que limiten la facultad de resolución del contrato.

Atención al tipo de pago

También es conveniente elegir gimnasios que admitan pagos mensuales, no abonos anuales, ya que si dejamos de ir o el establecimiento cierra, va a ser más complicado recuperar los importes abonados. De hecho la mayoría de consultas y reclamaciones atendidas por servicio jurídico de la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana hacen referencia a las modificaciones de las condiciones contratadas, y a las dificultades en recuperar las cantidades abonadas en caso de darse de baja del gimnasio o cierre de éste.

En opinión de Vicente Inglada, Secretario de la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana “hay que tener precaución con las ofertas y promociones de los gimnasios “low cost”, conviene leer detenidamente las condiciones para conocer los servicios que incluyen en el precio, y guardarse la publicidad para poder exigir los servicios publicitados”.

Cuidado con las dietas milagro

Cabe recordar que el inicio de la actividad física suele complementarse con el inicio de dietas alimentarias. Bianca Tabita, nutricionista de la Fundación QUAES y colaborador de la Unión de Consumidores explica: “El abandono de la actividad física durante el periodo estival junto a los excesos nutricionales que se producen en esa época, puede ser perjudicial para nuestro organismo, aumentando el peso hasta varias tallas. Por ello, una vez pasadas las vacaciones, los dietistas-nutricionistas recomendamos volver lo antes posible a la rutina; también hay que ajustar los horarios de las ingestas, planificar con tiempo nuestros menús y recuperar de nuevo un estilo de vida saludable. Debemos fijarnos metas realistas tanto a corto como a largo plazo. Debemos aprender a cambiar nuestros hábitos huyendo de las dietas milagro, dando prioridad a alimentos sanos y nutritivos, además de volver a practicar deporte regularmente. Todo esto es fundamental para cuidar nuestra salud y bajar de peso de una manera saludable”.