Compartir

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha reconocido por primera vez la importancia de las pequeñas compañías. Con el fin de concienciar acerca de su contribución al desarrollo sostenible hoy se ha celebrado el Día Internacional de las Microempresas y Pymes.

Sólo en la Comunidad Valenciana el 99,91% de los negocios están considerados como Pequeñas y Medianas Empresas que no superan los 250 trabajadores, mientras que si hablamos de microempresas de hasta 10 empleados nos estamos refiriendo al 91% de las compañías valencianas.

Uno de los principales problemas de este tipo de negocios es que las personas que trabajan en ellas deben realizar funciones de todo tipo, una forma de trabajo que no permite la especialización y que además dificulta la innovación. El reto, sin embargo, lo tienen claro y es el crecimiento.

Por ello, desde la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano se trabaja en la unión de las empresas con el objetivo de poder competir contra comercios que disponen de mayores medios. Además, desde CECOVAL también se reivindica recibir más ayudas por parte del sector político.

Gracias a las pequeñas empresas del sector servicio y a los comercios valencianos, durante la crisis se han podido mantener sus niveles de empleo creando 30.000 autónomos nuevos y por tanto más puestos de trabajo en toda la Comunitat.