sequía
Compartir

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que la sequía es un “problema” en la Comunitat para el que hacen falta “medidas estructurales y un debate permanente”. Además, ha pedido al conjunto de las administraciones, empresas suministradoras y regantes “asumir la responsabilidad compartida en el uso eficiente del agua“.

Puig ha afirmado durante la mesa redonda ‘Agua y Futuro’ que la Generalitat invertirá en los próximos años 1.000 millones de euros en un plan de modernización del regadío para mejorar el sistema hídrico del territorio valenciano y dar “un salto cualitativo” en el uso eficiente del agua.

En este sentido, Puig ha afirmado que la Comunitat Valenciana ha sido pionera en España en el ahorro en el riego. “Se ha reducido un 14% el gasto de agua en los últimos años gracias al primer plan de modernización que se impulsó en el año 1994”, ha defendido el president.

Ministerio de transición ecológica

Por otro lado, Puig ha indicado que la creación de un ministerio dedicado a la transición ecológica es “fundamental” para la defensa del agua. “Energía y agua están absolutamente vinculados, por eso tenemos que trabajar de manera proactiva para solucionar los problemas estructurales y del futuro”, ha añadido el president, quien ha pedido trabajar en “pequeños acuerdos, para solucionar el día a día de los consumidores”.

Además, el president ha recordado que “las guerras del agua son estériles y ridículas”, porque, ha asegurado que la solución a los problemas hídricos no pueden estar en el partidismo, “sino en tomar medidas reales”, al tiempo que ha recordado que no combatir el cambio climático sería “profundamente insolidario con las futuras generaciones y con los países subdesarrollados”.