Compartir

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha destacado hoy “el coraje” de Carme Chacón, “una gran amiga” a la que echará “mucho de menos” y que a su juicio es “una de las políticas más relevantes que ha tenido España en los últimos decenios”. En declaraciones a los medios antes de participar en una reunión para el Pacto valenciano contra la violencia de género y machista, ha dicho que es “un día duro” para él, para el socialismo y para el conjunto de la sociedad española, “y para toda la gente de bien”.

Puig, que se trasladará en las próximas horas a la capilla ardiente instalada en la sede socialista de la calle Ferraz, tras la muerte de la exministra de Defensa, ha dicho no sentirse con fuerzas para hacer una valoración “más allá de lo estrictamente personal” de la muerte de Chacón. De ella ha dicho también que fue una persona “de un coraje extraordinario, que desde bien pequeñita tuvo que combatir para vivir”, y que desde joven aprendió que “nada se conseguía sin esfuerzo”.

“Ella siempre dio la cara y estuvo ahí intentando superar, y superó muchas veces, ese hándicap que significaba una enfermedad congénita”, ha destacado el también líder de los socialistas valencianos. Asimismo, era a su juicio “una persona absolutamente comprometida con las causas justa del mundo, de las mujeres y de los más débiles, y también de cómo Cataluña se tenía que insertar en España”. “Tenía muchas coincidencias con ella en todo lo que significaba el sentido del federalismo y de nuestra cultura”, según Puig.

En términos políticos, la última charla que hizo Chacón relacionada con el PSOE fue en Valencia, en la convención de ideas que el PSPV organizó en febrero, donde impartió una conferencia “extraordinaria”, en opinión de Puig, sobre los efectos de la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos. “Era una persona absolutamente combativa, que estuvo apoyando a Hillary (Clinton) porque tenía una relación profesional y académica en Miami”, ha añadido.