Molí de Vent
Compartir

La mejora del drenaje en la avenida Molí de Vent pretende evitar las inundaciones que se producen habitualmente en este punto de Puçol en momentos de lluvia abundante que se repiten habitualmente. Durante las obras, que empiezan el martes 26, se excluirá al tráfico el tramo comprendido entre la avenida Hostalets y las calles el Cid y Rafelbunyol; únicamente se permitirá el acceso rodado a los usuarios de garaje. A partir del 23 de junio, se trasladará la parada del autobús municipal situada en el tramo en obras.

La actuación tiene como objetivo solucionar, en esta primera fase, los problemas actuales de inundabilidad que se ocasionan en el tramo final, al este de la avenida Molí de Vent —entre la calle Rafelbunyol y la avenida Hostalets (carretera)—, cuando se producen episodios de lluvia de cierta intensidad.

El acondicionamiento consiste en la ejecución, aproximadamente, de 65 metros de colector de aguas pluviales, de sección regular y hormigón armado. El aparato verterá directamente la lluvia captada al cauce del barranco del Vallet y evitará la inundación de la zona.
A partir del 23 de junio, la parada del autobús municipal existente en el tramo en obras será trasladada a la acera sur de la avenida Molí de Vent, en la intersección con la calle Joan Fuster. La parada frente a Druni se trasladará, en la misma acera, a la esquina de la avenida Mancomunitat —frente al banco Sabadell—.

Se ha establecido un plazo máximo de 3 meses para ejecutar el reacondicionamiento. El importe de las obras asciende a 161.500 euros y la empresa adjudicataria es Víctor Tormo S.L.