San
Compartir

Con las Fallas de 2018 finalizadas, la Concejalía de Cultura y Fiestas ya ha comenzado a fijar los puntos de trabajo para las fiestas de 2019. Será el próximo año cuando la festividad de San José caerá en martes, una jornada que dejará la posibilidad de realizar un puente coincidiendo con los días grandes de las fiestas josefinas.

Para permitir que todos los trabajadores de Valencia puedan disponer de dichos días de libranza, el concejal Pere Fuset ha planteado pasar la fiesta local de San Vicente Mártir (22 de enero) a domingo y permutarla así por el lunes 18 de marzo para que, unido al martes 19, los valencianos dispongan de la totalidad de las Fallas.

Realizar este cambio supondría un beneficio para el tráfico de Valencia ya que se evitarían los desplazamientos laborales, se permitiría una mayor implicación de los ciudadanos en los actos falleros y se potenciaría la conciliación familiar pues son días donde los escolares no asisten a clase.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha asegurado que existen “ventajas significativas” para “potenciar las Fallas” aunque ha querido remarcar que de momento es únicamente “una propuesta y no “una decisión”. Ribó ha señalado que desde el consistorio lo hablarán con todos los sectores implicados (asociaciones vicentinas y Arzobispado), además de consensuar con la sociedad valenciana antes de tomar una decisión que tendría que aprobarse en pleno municipal.

Ante las posibles críticas por modificar una fiesta religiosa, el alcalde ha destacado que no se eliminaría sino que se cambiaría de día pues es una fiesta que el Ayuntamiento de Valencia “valora mucho”. “El día de San Vicente en plena cuesta de enero aparece muchas veces deslavazado y pasarlo a domingo aportaría que esa fiesta se pueda desarrollar mejor, y por otra parte liberas un día que puede ser interesante para Fallas”, ha declarado Ribó.

Respecto a la oposición del Govern de la Nau, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, ha asegurado que el partido respaldará el cambio siempre y cuando haya “diálogo y consenso entre las partes interesadas”. El Partido Popular por su parte considera que es una propuesta “precipitada” e insta al consistorio a “hacer un análisis más en profundidad” según ha declarado el concejal popular Alfonso Novo.