Compartir

Crear una Valencia limpia y sostenible es el objetivo del consistorio municipal. Para ello se ha anunciado que la Junta del Gobierno Local aprobará esta misma semana la adquisición de una serie de materiales que ayudarán a la recogida de materia orgánica y selectiva, una iniciativa que llegará al 51% de la población valenciana.

La implantación de esta segunda fase del proyecto municipal arrancará en noviembre en 35 barrios. Sin embargo, será en 2019 cuando finalmente llega a toda la ciudad. El incremento del gasto para el Ayuntamiento de Valencia será de 6 euros por habitante y año con el fin de contribuir así a la sostenibilidad.

Joan Ribó acompañado por Pilar Soriano en la rueda de prensa sobre la implementación de la recogida orgánica.

La concejala de Gestión de Residuos, Pilar Soriano, ha anunciado además que los nuevos edificios de Moreres, Quatre Carreres, Sociópolis y Benicalap contarán con la instalación de cuartos de basura propios. De esta manera se reducirá el número de contenedores en la calle y se beneficiará la estética de la ciudad.

La fase piloto de este proyecto comenzó en noviembre de 2016, desde entonces la recogida de materia orgánica y selectiva ha ido en aumento para crear una Valencia más verde y libre de residuos.