Compartir

El Ayuntamiento de Paterna adquiere, vía cesión, las instalaciones de la Fundación de Innovación para la Infancia de la Comunidad Valenciana (FIICV), más conocida como “Superguarderia”.

Así lo ha desvelado el Alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo tras la reunión celebrada con el Patronato de la FIICV, que es el organismo que cede al Ayuntamiento de Paterna el complejo de edificaciones construidas sobre el solar de uso público y de titularidad municipal, siendo así todo público (solar y edificación).

De esta manera, las innovadoras instalaciones pasan a mano del consistorio después de que éste haya conseguido rebajar un 25% la deuda que pesaba sobre el innovador complejo.

“Tras meses de duras negociaciones con los diferentes acreedores, hemos conseguido reducir en 1,5 millones de euros la deuda de 6,8 millones de euros”, ha indicado el primer edil, quien ha explicado que “de esta rebaja 800.000€ corresponden al valor de la parcela sobre la que se asienta el edificio, y que recupera el Ayuntamiento, mientras que los 700.000 euros restantes proceden de la quita conseguida tras renegociar la deuda bancaria y comercial”.

Respecto al uso de las instalaciones, Sagredo ha avanzado que “el objetivo es liquidar y extinguir la Fundación para que la titularidad del inmueble pase a ser municipal y poder dar así un uso público al conjunto de edificaciones”.

“No podíamos consentir que se perdieran unas instalaciones dotadas de la última tecnología”, ha afirmado el Alcalde, quien ha destacado que “con este acuerdo de cesión nos acercamos a una solución final a otro de los problemas heredados del PP”.

En este sentido, Juan Antonio Sagredo también ha incidido en “el esfuerzo, el gran trabajo y la ingeniería financiera que está realizando el actual equipo de gobierno para hacer frente a todos los pufos heredados de la mala gestión del anterior equipo de gobierno del PP”, en clara referencia a las quiebras de la empresa municipal SUMPA o la empresa mixta Desarrollo Local de Paterna.

La Fundación de Innovación para la Infancia de la Comunidad Valenciana (FIICV), que costó cerca de 7 millones de euros, es un conjunto de edificaciones que fue inaugurado en 2013 por el Partido Popular y que cerró a los pocos meses de comenzar a funcionar.

El complejo de edificios, que cuentan con una, dos y tres plantas, está compuesto de cinco módulos de forma circular de distintos diámetros y se sitúa en la Avenida Robert Darwin del Parque Tecnológico sobre una parcela de 4.225 m2, con una superficie construida de 3.721,32 m2.