Palacio
Compartir

El que fuera concebido como uno de los principales ejes estratégicos de la ciudad en materia de reuniones, celebra su vigésimo aniversario siendo uno de los foros de negocios más importantes y un modelo de referencia en gestión, innovación y actividad.

A lo largo de estos últimos veinte años Valencia ha experimentado una profunda transformación pasando a ser un destino atrayente, dinámico y cosmopolita con una gran oferta cultural y de ocio. La mejora de la accesibilidad y la creación de nuevas infraestructuras, como el Palacio de Congresos de Valencia, han posibilitado que la ciudad sea hoy en día una marca turística de prestigio, incrementando sus reuniones internacionales en un 270% y situándose según las estadísticas de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA), en el puesto 35 del ranking europeo.

El papel del Palacio en este posicionamiento ha sido esencial, ya que es la sede que más delegados congresuales internacionales acoge en Valencia. Su aportación pues, no se limita solo a incrementar el atractivo de la ciudad como seña de identidad, sino que es un verdadero motor de la economía local, ya que el turista de negocios desestacionaliza el turismo vacacional y posee una elevada capacidad de gasto, unas 3 o 4 veces superior a éste. De hecho, desde su inauguración el 2 de julio de 1998, el edificio ha acogido 2.700 eventos en los que han participado 2 millones de asistentes, generando 2 millones de pernoctaciones y 1.100 millones de euros, más de 36 veces el coste del edificio.

Esta actividad proviene principalmente del ámbito congresual, el cual representa un 60% del negocio total, sin embargo, uno de los aspectos por los que el recinto se distingue de su competencia, es por su capacidad de albergar cualquier tipología de evento.

Su elevada versatilidad y funcionalidad, le ha permitido acoger grandes reuniones de la talla de la Asamblea del Banco Africano para el Desarrollo o la Asamblea Parlamentaria de la OTAN, convertirse en una pasarela de moda con L’Oréal o Goldwell, transformar su interior hasta crear un verdadero hipermercado con lineales para compañías del sector alimentario como Mercadona, Consum o Carrefour, construir verdaderos platós de televisión en programas como Tú si que vales, OT, la Gala de la Liga o Moto GP, ser el escenario de numerosos spots publicitarios como el anuncio de la lotería de Navidad, convertir el escenario de su auditorio principal en una espectacular pista de hielo donde realizar patinaje artístico, o que compañías líderes como Mercedes Benz, BMW o Audi, puedan acercar a pocos metros de las butacas del público, los últimos modelos de automóviles en sus presentaciones. Este potencial refleja la capacidad de este espacio para superar cualquier desafío y el por qué ha fidelizado a las principales empresas del mercado nacional e internacional.

En palabras de su directora, Sylvia Andrés, “el Palacio cumple y ha cumplido su objetivo de mejorar el destino Valencia como sede de grandes reuniones, y esa debe de seguir siendo nuestra meta. Nuestros embajadores, prestigiosos expertos que contribuyen a la captación de congresos, los profesionales que integran el equipo humano del recinto y los proveedores estratégicos, son los pilares fundamentales y sin ellos no sería posible el éxito de este proyecto.”

Precisamente sus embajadores son los protagonistas de una de las iniciativas que el recinto ha puesto en marcha para la celebración del aniversario. Dentro de un apartado ad hoc creado en la página web de la entidad, denominado 20 Aniversario (www.palcongres-vlc.com), se recogen los 20 hitos más significativos de su trayectoria, los cuales reflejan, a través de testimoniales, y documentos gráficos, la historia y evolución del edificio y su actividad. Asimismo está previsto que el 11 de diciembre se celebre una Gala de reconocimiento a Embajadores, coincidiendo con esa fecha, la ONCE imprimirá en todos sus cupones la imagen del Palacio.