Compartir

Olocau ha viajado en la cápsula del tiempo, con la sexta edición de la Iberfesta, para difundir el patrimonio arqueológico y la cultura de la época íbera.

Las calles del municipio y sus gentes se han transformado por completo por unos días, en los cuales no ha faltado la Fireta o la Ruta de la Tapa , talleres exposiciones, rutas y recreaciones históricas.

Gran expectación y acogida ha tenido el desfile en el cual han participado los vecinos y vecinas del municipio, ataviados de iberos y en el cual realizaron un ritual de ofrenda al solsticio.

Una celebración que se ha ido consolidando en los años y que se ha convertido en un reclamo para este municipio de la comarca del Camp de Túria e, incluso de proyección internacional. Por eso, desde el Consistorio y el municipio se han volcado, en su organización y participación.

Una cita anual que no solamente es un viaje, sino que también cruza fronteras.