Compartir

Los amantes del motor han tenido una cita especial y ya clásica en Oliva con la veintena novena edición de la Feria del Motor y Maquinaria Industrial. El público, no sólo del municipio, también de la toda la comarca de la Safor, demarcaciones vecinas y de diferentes puntos de la geografía valenciana, ha podido disfrutar en un espacio de 14.000 metros cuadrados de exposición en el Recinto Ferial del Paseo, con más de sesenta marcas presentes que han ofrecido no sólo automóviles -de todo tipos de motorizaciones, también accesorios para vehículos para personas con minusvalía, de competición, además de motos, furgonetas, caravanas y autocaravanas, tractores, maquinaria industrial y agrícola…

Además, la diversión ha rugido, ha sonado y ha sido garantizada con la Matinal Motera, que ha celebrado su decena cuarta edición y ha sido organizada, por primera vez, directamente por la propia Concejalía de Comercio. Este año se han superado las 1.500 motocicletas de años anteriores, con la música y gastronomía como protagonistas, y puro espectáculo para participantes y visitantes.

Los vehículos han sido el plato fuerte del menú, pero no menos importante ha sido, tanto en la Feria del Motor como en la Matinal Motera, el trabajo de todas las asociaciones y colectivos que han participado y colaborado.

Todo, para mostrar el gran potencial del municipio, que comienza la temporada estival turística de la mejor manera y con grandes expectativas.

Una cita que ya es una de las más importantes del calendario valenciano, tanto por su buena organización como por el número de participantes.

Oliva, uno de los municipios y destino preferido para los amantes del solo y playa, vuelve a mostrar, con este acontecimiento, su potencial de movilización, y en todos sus sentidos.
Oliva, literalmente, calienta motores para hacer más que el agosto.