Compartir

A punto de cumplirse tres años de legislatura, 9 de cada 10 municipios valencianos valora positivamente la calidad ética del actual reparto de las ayudas en la Diputación de Valencia, y 3 de cada 4 alcaldes y alcaldesas consideran que la corporación debe seguir existiendo como instrumento eficaz y cercano para los ayuntamientos y las vecinas y vecinos de las comarcas valencianas. Estas son algunas de las conclusiones de la encuesta encargada por la Diputació a GFK, especialista en estudios de mercado, con el fin de seguir la evolución de las opiniones recogidas en la encuesta de finales de 2015, que sondeaba la percepción que tenían los regidores locales de la institución provincial.

En palabras de Jorge Rodríguez, presidente de la Diputació, “la gestión que estamos realizando recibe un notable alto por parte de los municipios, que destacan el trabajo útil y eficiente, así como la cercanía con los ayuntamientos”. Es la principal lectura que hace Rodríguez de una encuesta respondida por 226 de los 266 alcaldes y alcaldesas de la provincia, el 84%, en la que el 92% de los mismos cree que la corporación reparte las ayudas con objetividad, frente al 43% de los ayuntamientos que lo creía al inicio de la legislatura.

Diputacion
Jorge Rodríguez y Mª Josep Amigó durante la presentación de los resultados en la sala de prensa de la Diputación.

El dato lo refuerza la vicepresidenta, Mª Josep Amigó, que ha detallado este jueves, en la presentación de los resultados de la encuesta, que “cuando se pregunta a los responsables locales por la imparcialidad en el reparto de la financiación, este equipo de gobierno obtiene una nota de 8 frente al 6,5 de hace tres años”, lo que pone de manifiesto que “hemos mejorado los indicadores de calidad en la gestión en nuestra apuesta por la objetividad y el reparto justo de las ayudas”. “Nuestra apuesta por la eliminación de las ayudas a dedo y el amiguismo es una realidad que ha sido percibida por la práctica totalidad de los ayuntamientos”, ha añadido Amigó.

El trabajo de GFK, que pregunta a los responsables locales por la importancia de la Diputació como institución pública, su valoración global, las políticas desarrolladas y su interés o el futuro y la utilidad como institución, además de analizar la efectividad de las áreas, aporta diversos datos que terminan calificando el trabajo de la institución con un notable alto. Un 98,2% de los alcaldes y alcaldesas cree que la Diputació es importante o muy importante; la media en la calidad de atención de las distintas áreas sube hasta el 7,81%; y la valoración media como ente público se fija en un 8 sobre 10.