Compartir

Pasar unas vacaciones en paz y con normalidad es la situación que experimentarán próximamente una treintena de niños que viven en la penuria de los campamentos de refugiados. Un año más la Diputación de Valencia, a través del área de Cooperación Internacional, ha apostado por unos programas que luchan por la igualdad de condiciones para todo el mundo.

A los 28 niños saharauis se les sumarán 10 menores procedentes de Palestina con el objetivo de disfrutar de unos días de tranquilidad en la provincia de Valencia. Poder apostar por este tipo de ayudas desde la Diputación de Valencia supone todo un beneficio para los menores que no disponen de los medios básicos para vivir. Y es que estamos ante una acción muy aplaudida por parte de las ONGs que día a día trabajan por mejorar las situaciones de estos países.

Por tercer año consecutivo la Diputación de Valencia continúa manteniendo su línea estratégica de ayuda a los pueblos palestinos y saharauis. Con la idea de seguir trabajando en estas acciones de colaboración se pone una vez más en evidencia la solidaridad de los valencianos hacia unos niños dispuestos a pasar el mejor verano de sus vidas.