Compartir

Nanda Botella ha presentado una de sus colecciones más coloristas titulada ‘Franjas, gritas y color’. Una explosión de colores vivos que pretende mostrar la parte trasera de las cosas. La artista confiesa inspirarse en viajes lejanos y lugares exóticos y que utiliza sus obras para lanzar mensajes al mundo.

-¿Qué podemos encontrar en esta exposición Nanda?

Bueno podéis encontrar la última colección que está llena de colorido, de fuerza, se llama “Franjas grietas y color”. Es una búsqueda más, los artistas siempre estamos como investigando y esta vez quería a través de las grietas, mostrar la parte de atrás, el fondo de las cosas, el color que a veces muestran las grietas, las partes traseras, el fondo, que es muy interesante. Además está llena de color, a mí me encanta jugar con el color. Ha habido una época en lo que todo era blanco y negro y los grises. Realmente para mí es que un lenguaje, yo lo utilizo para expresar desde que soy chiquitina, mi primer cuadro lo hice con 6 años. Es una forma de contar cosas, esa sensación de que te produce al mirarlos es lo que yo te quiero contar.

-¿En qué te has inspirado para esta exposición, para estos cuadros?

Pues posiblemente, no estoy segura, pero acabo de volver de Filipinas y de Hong Kong, entonces en Filipinas he hecho un hotel que es de mi hijo, el interiorismo. He disfrutado muchísimo del mar, la fauna y no sé, quizás es eso, porque es una explosión de color como veréis ahora. Yo pienso que es eso, he vuelto muy ilusionada y muy bien.

-Dices que en esta exposición intentas mostrar la trastienda o la parte de detrás de las cosas, veo que en los cuadros, en las pinturas hay mucho color. Entiendo que la parte de detrás de las cosas es a veces es muchísimo más bonita que la parte delantera, ¿no?

Claro, pero muchas veces solo vemos la parte de delante, solo nos fijamos en la primera impresión de todo y hay que dar más tiempo. Vivimos muy deprisa, no nos da tiempo a profundizar, incluso juzgamos por la primera impresión que nos causa algo. Me gustaría que pudiéramos vivir más despacio, profundizar más en la cosas, ver los siguientes planos que tiene todo.

-¿Es la primera vez que estas obras están expuestas al público para que todo el mundo las pueda ver?

Está hecha especialmente para aquí.

-¿Cuál es la reacción del público que esperas al ver esta colección?

Yo espero conectar con todo el mundo, con la gente, porque esa es la intención de todo artista. Pero no lo sé, te lo contare mañana. Espero que les guste, que produzca una emoción, ya no que guste si no que cuando te pongas delante sientas algo.

-¿Es fácil vivir del arte en Valencia?

En Valencia no. A mí me encanta, soy una enamorada de Valencia y defenderé mi ciudad siempre y seguiré trabajando aquí, pero es un contraste muy grande, cuando sales. Cuando sales hay mucha aceptación, mucha curiosidad, hay mucho público. En Valencia claro es machacar siempre a los mismos. Yo tengo muchos clientes en Valencia, que me quieren, que les gusta la obra, que me compran, pero claro, hay menos rotación de gente, es un poco complicado pero bueno, hoy en día estamos muy comunicados y nosotros vamos a todas las ferias, acabamos de estar en Madrid hace unos meses, en fin, nos movemos. Pero me apetece, Valencia me gusta, esta mi gente e incluso me inspira, los colores de Valencia no los tiene ningún sitio.