Compartir

El sueño de muchos niños hoy se ha hecho realidad: trasladar el pupitre fuera del aula para viajar hasta uno de los parques de animales más grandes de Europa. Bioparc Valencia ha sido el escenario escogido para celebrar la primera clase con lémures 100% interactiva, una experiencia que ha transportado a niños de primaria a la Madagascar más atractiva y apasionante.

En la escuela impulsora de esta iniciativa, The Green Monkey, tienen muy claro que la diversión no está reñida con el aprendizaje. Por eso esta compañía de idiomas apuesta por una filosofía en la que se vincula la enseñanza a nuevas experiencias, como por ejemplo asistir a una clase de inglés en pleno océano a través de la realidad virtual y de la mano de un experto en submarinismo.

Según The Green Monkey, está demostrado que los niños aprenden mucho más rápido si se les enseña a través de experiencias. Un criterio educativo que parece agradar a los más pequeños.

El contacto entre niños y lémures ha sido total. Estudiantes y animales han compartido actividades en Bioparc con una jornada académica que desde luego no olvidarán