Compartir

Inaugurado el 26 de noviembre de 1967, el Museo de Cerámica de Manises ha llegado al medio siglo dedicado a la recuperación, la conservación, la investigación, la exposición y la difusión de la cerámica de esta ciudad.

Está instalado en el único edificio civil del siglo XVIII que existe en Manises de cierta relevancia arquitectónica. La denominada Casa Ferraro fue construida en 1784 por una familia de origen italiano que hicieron su fortuna en la ciudad de Valencia con el comercio de la lana y la seda.

La configuración actual de sus instalaciones es el resultado de una importante reforma y ampliación concluida en 1989, lo cual ha permitido aplicar un planteamiento museográfico moderno.

La colección que el visitante puede ver está formada por piezas que representan una visión panorámica de las labores producidas en Manises y de cerámica de arte de autores de varios países.

El plato fuerte del museo son las más de 1.000 piezas expuestas procedentes de donaciones o hallazgos en las excavaciones arqueológicas, aunque la colección del museo está compuesta por 5.000 muestras. Se trata de piezas de cerámica que van del siglo XIV a mediados de XX, un monográfico que refleja cómo ha evolucionado la cerámica manisera a lo largo de los siglos.

Frente a este monográfico, contrasta la colección de cerámica artística, compuesta por las obras ganadoras del importante y prestigioso Concurso Nacional de Cerámica de Manises, que se celebró entre 1972 y 1987, y los de la Bienal Internacional de Cerámica que a partir de 1993 cogió de alguna manera el testigo del concurso y ha sobrevivido hasta hoy.

Un centro que recibe miles de visitantes a lo largo del año y que capta la mirada atenta de estos en cada rincón.

Sin duda, y así queda reflejado, Manises, desde sus orígenes, ha sido vinculada con la artesanía cerámica. Esta actividad es la que mejor define la historia de la ciudad. Y también de la evolución de la cerámica y sus usos

Más de 700 años de actividad ceramista ininterrumpida han dejado su huella tanto en el paisaje urbano como en sus usos, costumbres y festividades; y el museo se una gran muestra.