Compartir

Un grupo de científicos han averiguado si los machos de babuinos de Namibia agreden a las hembras para aparearse.

La investigación explica así que la intimidación sexual podría ser una estrategia de apareamiento a largo plazo en estos primates hacia las hembras fértiles para establecer vínculos fuertes. Eso sí, por muy agresivos que sean estos animales no quiere decir que las hembras los prefieran y pueden que al final se queden con algún mono que no sea tan insistente.