Compartir

Quizás sea uno de los más actos más emblemáticos de la pretemporada. Y posiblemente sea también uno de los más esperados del período que antecede al nacimiento del ejercicio liguero por el tremendo significado que encierra. El Levante ha presentado este mediodía, en el marco de Brasa de Mar, un escenario que rezuma levantinismo, y que está estrechamente relacionado, desde un punto de vista estrictamente geográfico, a la historia centenaria de la entidad de Orriols, su nueva piel. Pedro López, Morales, Rubén, Raúl Fernández, Oier y Roger, por parte de la formación más representativa de la institución, cambiaron las botas de tacos y el verde de la Ciudad Deportiva de Buñol por una improvisada pasarela con la finalidad de presentar las distintas equipaciones que lucirá el club azulgrana en el universo de LaLiga Santander, tras el sobresaliente ascenso conquistado a la conclusión del ejercicio pasado. No solo los jugadores del primer equipo concitaron la atención mediática. Hubo representación del Levante Femenino por mediación de Lucía Gómez.

Todos ellos ejercieron como modelos durante unos minutos para presentar a la sociedad valenciana los equipajes blaugranas y la ropa de paseo para la apasionante temporada 2017-2018 que ya va surgiendo para materializarse sobre el horizonte. La tradición se mantiene. Y en mayúsculas, podría advertirse, si se trata de escrutar los caracteres identificativos de la camiseta principal que representará al club en los compromisos oficiales. El sempiterno azul y grana prevalece en la camiseta diseñada por Macrom. En ese sentido, no hay excesivas diferencias con respecto al diseño de la anterior campaña. La vuelta a los orígenes se mantiene con el brillo afilado que adquieren las barras azulgranas. No obstante, la elástica del presente pierde el cuello de polo que caracterizó a la del pasado. A simple vista quizás sea la variación más perceptible, si bien en la parte trasera surgen más innovaciones técnicas para mejorar la transpiración de los protagonistas del balón con un tejido técnico de micromesh.

Hay un guiño a la historia del club en ese espacio con la aparición del escudo identificativo del Gimnástico. La tradición se mantiene en la segunda equipación. El negro y el blanco prevalecen en un homenaje al primitivo uniforme del Levante F.C. Desde ese prisma, hay una recuperación de un formato con mucha presencia en temporadas anteriores en el tiempo. Destaca en el diseñó un cuello retro que recuerda a la camiseta original. El escudo del Levante F.C luce en el reverso. Es evidente que hay una apuesta por la tradición y también por el abolengo, pero también un punto de ruptura con la presentación de una equipación rosa. Quico Catalán concede las claves explicativas de esta variante. “El Levante siempre ha estado muy cerca de la sociedad”. Esta cercanía motiva que esta camiseta nazca “con un sentimiento y una connotación solidaria”, advirtió el jerarca en su alocución en un explícito homenaje a la lucha contra el Cáncer de Mama.

De hecho, el logotipo de la Asociación Española Contra el Cáncer aparece en una de las mangas de esta equipación. “Y parte de los beneficios de su venta se destinarán a la investigación a la lucha contra el Cáncer de Mama”, anunció el mandatario. Los escudos del Levante F.C. y Gimnástico se unen en el revés de esta camiseta. El Levante no olvida la Senyera que se mantendrá para conmemorar fechas especiales. El evento contó con una amplia representación de los principales estamentos que dan forma al levantinismo militante. El acto congregó a una delegación del Consejo de Administración azulgrana, miembros del Patronato de la Fundación, así como a Gianluigi Colisi Rossi, en calidad de Sports Marketing Manager de la marca italiana Macrom, la práctica totalidad de la primera plantilla del ejercicio 2017-2018, con Muñiz como principal estandarte, y los medios de comunicación que diariamente se encargan de cubrir la información generada por la institución azulgrana.