Compartir

Jorge Rodríguez ha dado “un paso al lado” en la Diputación de Valencia y ha dimitido como máximo responsable de la corporación provincial, después de que la semana pasada fuese detenido e investigado por malversación y prevaricación en la operación Alquería. Lo que si que mantendrá será su cargo como alcalde de Ontinyent.

Rodríguez también ha sido suspendido de militancia en el PSOE y como portavoz en el PSPV. El responsable de la institución provincial realizará este anuncio en la sede de la plaza de Manises.

Los motivos por los que Rodríguez cesa de sus funciones públicas son, entre otras, la preparación de su defensa en el juicio y que estas circunstancias no perjudiquen al partido con un asunto que de aquí a elecciones puede ser utilizado por la oposición.

Las mismas fuentes insisten en que la investigación sobre Rodríguez hace referencia en todo caso a una cuestión “meramente administrativa” y piden que cuanto antes se levante el secreto del sumario para evitar así “juicios paralelos”.