árabe
Compartir

El director del Institut Valencià d’Art Modern, José Miguel G. Cortés, y el comisario, Juan Vicente Aliaga, han presentado la exposición ‘En Rebeldía. Narraciones femeninas en el mundo árabe’ con un recorrido por la muestra.

“Las mujeres árabes no son el objeto, sino el sujeto de esta exposición. Ellas han sido las más olvidadas. El IVAM quiere darles la palabra para que muestren su punto de vista sobre distintas problemáticas”, ha destacado el director del IVAM.

La exposición, que se podrá ver hasta el 28 de enero, indaga en la producción artística surgida en los países árabes a través de las distintas perspectivas de 24 creadoras, entre las que se encuentran Mona Hatoum (Beirut, 1952), Amal Kenawy (El Cairo, 1974-2012), Ahlam Shibli (Palestina, 1970) , Rula Halawani (Palestina, 1964), Zineb Sedira (París, 1963), Ghada Amer (El Cairo, 1963) o Leila Alaoui (París, 1982-Burkina Faso, 2016), que fue asesinada en 2016 en un ataque terrorista en Uagadugú, capital de Burkina Faso.

“Las visiones estereotipadas sobre la mujer árabe como sumisa y obediente no se corresponden con la realidad”, ha afirmado el comisario Juan Vicente Aliaga. Con ese punto de partida, el título de la muestra, ‘En Rebeldía’, alude al deseo de romper con la imagen monolítica del mundo árabe y con los clichés machistas.


La muestra reúne cerca de un centenar de trabajos realizados desde los años noventa hasta 2015. “Esto no quiere decir que antes no hubiera artistas femeninas. La decisión de arrancar la exposición en los noventa es por el cambio profundo que se produce con la aparición de nuevas tecnologías, como internet”, ha explicado Juan Vicente Aliaga.

Sobre el fenómeno del terrorismo, el comisario ha señalado que “los que más sufren el fundamentalismo son los propios árabes”. La violencia y la guerra también están presentes en la muestra que tiene como objetivo “mostrar la complejidad y diversidad del mundo árabe a través de la perspectiva artística de la mujer”, en palabras de Aliaga.

La exposición está estructurada a través de cuatro ejes, con una primera sala que funciona a modo de introducción, a través de la proyección de entrevistas a mujeres representantes del mundo árabe, como la escritora feminista y activista política Nawal El Saadawi.

El primer eje reúne obras que hacen referencia al ámbito de la casa y lo doméstico, como la pieza ‘Muñecas, una mujer de Damasco (2007)’ de Diana El Jeiroudi. “En la obra la artista reflexiona sobre si la muñeca es el reflejo de un nuevo modelo de mujer moderna o un objeto que perpetúa comportamientos tradicionales”, ha comentado el comisario.
“El segundo eje de la muestra trata sobre cómo se representa el cuerpo, el deseo o la sexualidad”, ha detallado Aliaga. Esta sala exhibe obras, entre otras, de la artista Raeda Saadeh, retratada como una odalisca cubierta por recortes del periódico palestino Al-Quds o una serie de fotografías de Tamara Abdul Hadi.

La muestra avanza con el apartado dedicado a ‘Lugares y símbolos de lo público’, que indaga acerca de los espacios considerados eminentemente públicos, como las calles y las plazas de las ciudades.

“La última parte recoge cuestiones que tienen que ver con el peso de la historia, como la inmigración o conflictos, como el palestino-israelí o la ‘Primavera Árabe’, ha concluido el comisario.