Compartir

Consumir horchata con fartons es una tradición que cada vez gana más adeptos gracias al auge del turismo y es que su dulzura y su frescor hacen que sea muy difícil resistirse a todo el sabor que despierta en los paladares. Ahora, con la subida del mercurio su consumo se dispara a pesar de que desde el sector horchatero se lucha día a día en desestacionalizar el consumo del producto estrella de Alboraya.

Además de apostar por la variedad de productos realizados a base de chufa, el turismo también es una pieza clave en el auge de este sector gastronómico de Valencia. Y aunque todavía hay quienes se resisten a consumir la horchata fuera del período estival, la mayoría de valencianos apuestan por su ingesta a lo largo de todo el año.

Las horchaterías ya tienen todo preparado para afrontar los meses de mayor consumo de chufa. Sin embargo, animan a que turistas y valencianos incorporen esta leche vegetal a su dieta diaria para disfrutar de todas las propiedades que posee este tubérculo que ya ha logrado conquistar a la NASA.