Compartir

La concejala socialista del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, ha realizado una serie de declaraciones apoyando la medida de no poder aparcar en algunos tramos del carril bus en horario nocturno, una medida que comenzará el próximo 15 de mayo y que impulsó el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi y que levantó una auténtica polvareda en el equipo de Gobierno municipal.

Gómez, que ha estado custodiada en todo momento por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y principal valedor de Grezzi,  ha destacado el “consenso que ha habido entre los tres grupos políticos para que las medidas que pongamos en marcha desde el Ayuntamiento cuenten con el mayor apoyo”.

La portavoz del PSPV ha asegurado que “merece la pena destacar el consenso con respecto a la ordenanza de circulación donde tendrá una especial participación la concejalía de Protección Ciudadana junto a la de Movilidad”.

“Podemos  estar satisfechos con el objetivo  alcanzado y que pone punto y final a ese acuerdo que alcanzamos hace tres semanas en la junta de Gobierno, los portavoces y grupos políticos para dar salida a esa medida novedosa y que merecía un tiempo de adaptación por todas las partes implicadas de la ciudad”, ha explicado Gómez

La teniente de alcalde y el concejal de Movilidad protagonizaron una agria polémica cuando Grezzi anunció sus intenciones de poner en marcha la prohibición del aparcamiento en algunas zonas del carril bus de Valencia. Sandra Gómez afirmó públicamente que haría lo posible para que la medida no saliese adelante, unas declaraciones que abrió una brecha importante entre Compromís y PSPV.

Finalmente y después de muchas negociaciones, Grezzi ha salido vencedor y Gómez ha salido al frente para declarar que sí apoyará la medida.