Foto Valenciacf.com / Lázaro de la Peña
Compartir

El Valencia CF consigue su séptima victoria en los últimos ocho encuentros de LaLiga y regresa de Butarque con un valioso triunfo ante el Leganés por 0-1 gracias a un golazo de Rodrigo Moreno a la hora de juego. La victoria del Valencia CF hace sumar tres puntos a la clasificación que mantienen al equipo en la zona alta de la clasificación y mucho más cerca de su objetivo de alcanzar una plaza Champions.

Según la crónica de valencia www.valenciacf.com ha sido un partido muy peleado y trabajado de los de Mestalla que demostraron su tremendo oficio ante un rival que peleó mucho, que apretó hasta el final, pero que se encontró con un enemigo compacto, competitivo y ganador.

El técnico Marcelino García Toral colocó a Jaume Doménech bajo palos como principal novedad en el once inicial. No queda partido fácil, ni tampoco rival. Todos tienen algo por lo que luchar y pelear. El Leganés, que está completando una gran temporada, salió con la idea de asegurar lo antes posible un año más en la elite del fútbol español. Por ese motivo el Valencia CF salió con respeto pero a por todas y muy pronto pudo inaugurar el marcador, pero el colegiado anuló el 0-1 por señalar un fuera de juego inexistente de Carlos Soler, tras pase de Rodrigo, que se la dio después a Zaza para marcar y que Melero López invalidó. Fue un golpe duro del que los de Mestalla supieron asimilar con una gran fortaleza mental para seguir en su objetivo de sumar los tres puntos en Butarque.

Enfrente tuvo un rival que pensaba más en defender que en atacar, muy disciplinado, y en tratar de tapar el centro del campo creativo de su rival. Pasada la media hora de juego el meta Jaume estuvo providencial con los puños a disparo de Amrabat en la ocasión más clara de los locales. Era un duelo de tener paciencia, de esperar el momento oportuno para lograr un gol y, después, asegurar el resultado. Pasaban los minutos sin ocasiones claras, con dos equipos muy ordenados tácticamente y en el que el Valencia CF se fue al descanso con el empate inicial por culpa de un Leganés que no quiso jugar sino defender y en el que los de Mestalla apenas pasaron apuros en defensa a la espera de una segunda mitad en la que aprovechar el desgaste de los locales en la primera.

Restaba todavía un asalto para encontrar el triunfo, pero el arranque de la segunda mitad fue de mayor dominio del Leganés que dio un paso al frente y que salió muy concentrado. Tuvo su oportunidad los de Butarque, pero en una rápida contra al filo de la hora de juego Kondogbia estuvo a punto de llegar y de poner en serios aprietos a Cuéllar. Subió la intensidad de repente y el Valencia CF pasó de ser controlado a controlar la situación. Poco después remató Zaza con mucha intención. En nada, los de Marcelino habían doblegado a su enemigo. Ya era otra historia. Kondogbia y Parejo pelearon por un balón que le llegó a Rodrigo y, como no podía ser de otra forma, el ‘19’ blanquinegro lo puso donde no podía llegar. Zapatazo seco y duro que el meta sólo pudo ver con la mitad, el decimocuarto tanto en LaLiga del delantero internacional que atraviesa un momento dulce y que merece ser el ‘9’ de España en el Mundial de Rusia. Y precioso detalle del jugador que señaló el escudo mientras lo celebraba con los aficionados desplazados a Leganés. Eso es compromiso y orgullo de sentirse valencianista.

Gran gol y mejor definición de uno de los delanteros más en forma del fútbol actual. El Valencia CF había dado su golpe certero cuando más lo necesitaba ante un Leganés que se vio golpeado por la efectividad visitante. Marcelino daba frescura con la entrada de Vietto y Andreas, que volvía después de caer lesionado ante el FC Barcelona. Y lo hacían en una fase de mucha pelea y de ambición del Leganés que buscaba el empate. Los de Mestalla buscaban a la contra dar la puntilla, ese segundo tanto para sentenciar. Los jugadores echaron mano de su saber estar, de ese oficio y trabajo que le lleva a estar tan arriba en la clasificación.