getafe
Compartir

Poder verse a dos puntos del líder era muy goloso, no iba a ser nada fácil vencer al Getafe CF, pero cuando en el minuto 24 los azulones sufrieron la expulsión de Arambarri, nadie se imaginaba el desenlace final. Perdió el Valencia CF por primera vez en LaLiga, con un gol que desvió Paulista para despistar a Neto, antes de que el palo y las excelentes estiradas de Guaita evitaran el empate.

De inicio se vio al Valencia CF bien plantado sobre el césped y transmitiendo seguridad, no le da un gran valor a tener más posesión de balón que el rival, ni incluso teniendo a un futbolista más en el campo como ocurrió en Getafe tras la expulsión de Arambarri a los 24 minutos de juego, quizá su juego no brille tanto como otros equipos más poderosos económicamente, pero poco a poco va haciendo su camino. Sin hacer ruido, como una hormiguita, a pesar de que el césped no facilitaba la velocidad en el juego.

Desde el primer minuto, el conjunto valencianista comprobó en primera persona el juego duro del Getafe CF, defendiendo muy ordenado, sin dejar espacios para Rodrigo o Zaza e impidiendo que Andreas o Carlos Soler desequilibraran por la banda. Ante esta situación, el Valencia CF recurrió a las acciones a balón parado. Hasta tres faltas directas ejecutó el capitán Dani Parejo, desviadas con ciertos apuros por Guaita, que respiró tras un córner diseñado sobre la pizarra que Carlos Soler ejecutó empalmando el balón alto. ¡Qué lástima! No se veía un fútbol muy vistoso por las continuas faltas o manotazos a escondidas del equipo azulón que, con un jugador menos no quiso alterar su guión inicial, y siguió defendiéndose con uñas y dientes atrás, como reflejaron sus estadísticas al descanso: 0 lanzamientos entre los tres palos.

Rubén Uría, a pesar de no sufrir atrás, entendió que el Valencia CF debía dar un paso al frente para aspirar a los tres puntos y movió piezas, dando entrada a Nacho Gil por Kondogbia, lo que llevó a Carlos Soler al área de creación junto a Parejo y a Andreas a la banda derecha. Desde la grada se sentía el aliento de los aficionados valencianistas, que se quedaron congelados al ver cómo Ángel remataba fuera cuando se había plantado solo delante de Neto. ¡Uff! ¡Vaya ocasión! Se palpaba que algo bueno iba a ocurrir, como dice el refrán, quien perdona… lo paga. ¿Se haría realidad? Esta vez, no.

Desde ese momento, el balón solo tuvo un dueño: el Valencia CF. El equipo valencianista dejó los avisos a balón parado por las internadas por la banda, pisando el área tanto Gayà como Montoya. Este Valencia CF siempre quiere la victoria y Uría decidió dar entrada al delantero que menos minutos necesita para marcar: Santi Mina. Más ingredientes en la coctelera a la búsqueda del gol que, por increíble que pareciera, llegó para el conjunto local, con un endiablado lanzamiento de Bergara que desvía Paulista para despistar a Neto.

La afición valencianista se llevaba las manos a la cabeza, pero la realidad obligaba al equipo a remontar. Hasta ahora, el equipo solo había estado por detrás los ocho minutos en el Bernabéu, no había más remedio. Y volvió a ser Dani Parejo quien, con su guante del pie derecho, ejecutó una falta que milagrosamente desvió lo justo Guaita para que el balón fuera escupido por el palo. ¡Qué tensión! Las pulsaciones aumentaron, los nervios, la impotencia al ver con los propios ojos cómo los futbolistas del Getafe CF retardaban al máximo reanudar el juego cuando estaba parado. Ya a la desesperada, Paulista remató alto desde la frontal tras recibir un pase atrás, y luego llegó la parada de la tarde, con una estirada de Guaita tras un trallazo de Carlos Soler. ¡Parecía increíble que no entrara el balón! Pero el Valencia CF no logró igualar el partido y, por primera vez en LaLiga, perdió el partido.