fuentes
Compartir

Las fuentes del Paseo de La Alameda recuperarán su color blanco original tras el proceso de mantenimiento y mejora previsto por la Delegación del Ciclo Integral del Agua. Así lo adelantaba esta semana el concejal Vicent Sarrià, quien explicaba que los trabajos “devuelven a las fuentes del Paseo de la Alameda el color blanco que tenían en los años 80, que está en sintonía con el conjunto de elementos decorativos de esta zona”.

La planificación del trabajo de mantenimiento de las fuentes se ha realizado ajustándose a lo establecido en el plan de mantenimiento ofertado por la contrata de mantenimiento de fuentes ornamentales (IMESAPI), por lo que no ha supuesto ningún coste adicional para el Ayuntamiento.

La primera fuente sobre la que se ha actuado ha sido la ubicada en la confluencia del Paseo de La Alameda con la avenida de Aragón, que se construyó el 20 de julio de 1878, y que desde el miércoles volvió a su funcionamiento habitual con agua.

Las actuaciones han consistido en la limpieza del monumento central y de la taza, la revisión y reparación de los elementos lumínicos, canalizaciones e hidráulica externa, y el repintado del conjunto con el mismo color que las farolas circundantes, actuación sobre los casilicios y otros elementos del Paseo de la Alameda. De esta manera, las fuentes destacarán sobre el fondo verde de la vegetación que las rodea.

Los trabajos en la fuente cercana a Viveros comenzarán después de la Batalla de Flores que se celebra este domingo, y además de la limpieza y reparaciones, incluirán también la sustitución de la iluminación existente por otra de tipo led.