mama
Compartir

Determinar el riesgo de poder padecer cáncer de mama para realizar un seguimiento más exhaustivo y personalizado es el objetivo del nuevo algoritmo bioinformático Brecanrisk.

Se trata de un procedimiento que ha sido presentado en Valencia y que han desarrollado desde el grupo Ascires junto a la Universitat Politécnica de Valencia, el Hospital Clínico, el Centro nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el Centro Nacional de Genotipado (CEGEN).

Este algoritmo filtra y analiza la información genética y el historial clínico de cada mujer para establecer una clasificación según el menor o mayor riesgo de poder desarrollar un tumor en el pecho y es que es el cáncer femenino con más pacientes a nivel internacional.

Según Javier Benítez, director del programa en CNIO, el Brecanrisk “es una herramienta adicional al diagnóstico tradicional” donde la información se obtiene a través de un análisis genético del ADN para el que es necesario contar con una muestra de sangre, una mamografía y un test personal.

Aunque esta prueba todavía no está introducida en el sistema sanitario, todas aquellas mujeres que cuentan con antecedentes de cáncer de mama y quieren conocer su predisposición a desarrollarlo pueden acudir a los centro del grupo Ascieres y solicitar esta prueba que oscila entre los 150 y 200 euros.

El 80% de los casos de cáncer se diagnostican en mayores de 55 años