Compartir

La localidad de Alcàsser, que cuenta con un total de cuatro comisiones, se prepara para vivir las Fallas dentro de la semana fallera. Pero con una peculiaridad y que hace que en este municipio las fiestas josefinas se alarguen. La Falla Raval planta sus monumentos una semana después. ¿Por qué?

En el año 1980 deciden celebrar las fiestas en la población. Hablaron con una falla de Valencia para que les cedieran los ninots y plantaron el monumento una semana después.

Desde aquel año, los falleros, vecinos y vecinas y gran parte de la población disfrutan con  más intensidad, si cabe, dos Fallas. Además, más allá de esta peculiaridad y anécdota, otra realidad es que los músicos trabajan sin parar estos días. Ir a tocar a las fallas de Valencia representa una fuente de ingresos para la sociedad musical, por lo cual no pueden decir que no. Y así, además de los músicos, los falleros de estas comisiones pueden vivir las fallas de la capital y después aliviar las ganas de más fiesta con las suyas.