hostelería
Compartir

El presidente de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV), Manuel Espinar, acompañado de representantes de las asociaciones sectoriales de bares, restaurantes, ocio nocturno, hospedaje y restauración organizada, ha comparecido ante los medios de comunicación para analizar los principales problemas que actualmente sufre el sector hostelero de la ciudad.

Espinar ha lamentado que las últimas medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Valencia no solo no han contribuido a reducir el impacto negativo de los problemas tradicionales del sector como la competencia desleal, el botellón o el alojamiento ilegal, sino que han generado nuevos problemas que ponen en peligro la viabilidad y supervivencia de los negocios de hostelería valencianos.

El presidente de la FEHV ha puesto como ejemplo la decisión radical y no consensuada de la Concejalía de Movilidad de suprimir el aparcamiento nocturno en el carril bus. Esta prohibición consideran que tendrá un impacto negativo en más de 750 locales hosteleros pudiéndose perder medio millar de empleos en los próximos meses.

Espinar ha señalado que el Ayuntamiento de Valencia anunció la medida de un día para otro sin permitir llegar a un consenso y asegura que todavía no les han convocado a ninguna reunión. Respecto a la medida de rebajar el coste de los aparcamiento durante el estacionamiento nocturno, el presidente de la FEHV tiene claro que será insuficiente por el número de plazas además de suponer un coste más para los valencianos que quieren disfrutar del ocio nocturno que ofrece la ciudad.