Compartir

Bioparc cumple diez años y ha querido celebrarlo con algo muy especial. El parque ha instalado en su plaza principal un elefante de 11 metros en movimiento, una escultura que desde ahora estará a la vista de todos los ciudadanos.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha sido el responsable de inaugurar la obra de arte y descubrir la placa de este elefante bautizado como Escipion.

Representantes de la sociedad valenciana y del mundo socioeconómico no han faltado a la celebración de la primera década de Bioparc Valencia, un parque clave para el turismo de la ciudad que espera continuar sumando años.

Escipión surgió hace un año por encargo de Rain Forest Valencia a Fernando González Sitges. El artista ha sido el responsable de dirigir esta obra hecha a mano con la que se ha querido simbolizar la unión del arte y la naturaleza así como su fragilidad y necesidad de conservación.

La nueva escultura de Bioparc dará desde ahora la bienvenida a los visitantes del parque a la vez que les avisará de la necesidad de comprometerse con la biodiversidad de nuestro planeta.