Imagen de la Virgen de los Desamparados
Foto: Manolo Guallalrt
Compartir

La imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados luce este miércoles un manto de color blanco con bordados en oro durante el tradicional Besamanos público que se celebra en la Basílica hasta que pase el último de la cola. Según ha explicado la Camarera de la Virgen, Mª Ángeles Serrano se trata de “un manto nuevo, con unos bordados en oro preciosos, que ha sido regalado a la Mare de Déu por dos hermanas para este día tan especial”. La imagen de la patrona “lleva también unos pendientes antiguos, que regaló una señora hace algunos años, y uno de sus aderezos”, ha añadido.

La plaza de la Virgen se ha llenado en la 16 edición del Besamanos, los devotos pueden besar la mano de la imagen peregrina de la patrona, que ha sido ubicada en el centro del altar mayor de la Basílica, a la misma altura que las personas que se acerquen. Por otro lado, la imagen original de la Virgen permanece girada hacia su camarín, donde tendrá lugar el culto ordinario durante todo el día. La Hermandad de Seguidores de la Virgen de los Desamparados coordina el paso de fieles y organiza los turnos en la Basílica mientras que para mantener el orden en la cola de entrada, el Ayuntamiento ha instalado vallas, en forma de zig zag, en la plaza de la Virgen, donde hay efectivos de Cruz Roja.