Compartir

Agentes de la Policía Local han intervenido 25 cachorros que se encontraban hacinados en un bajo del barrio cercano a la Ciutat Fallera, en la calle del Foc, se está investigando por un presunto delito de maltrato animal, ya que los perros hacinados se encontraban en unas pésimas condiciones higiénico-sanitarias, según ha informado la Policía Local de Valencia por sus redes sociales.

Los hechos sucedieron cuando una vecina alertó a la policía de que sufría constantes molestias por ladridos y aullidos de cachorros provenientes de este local, en el que había notado una rotación de animales, y en el que al parecer estaban totalmente a oscuras. Los agentes se dirigieron a dicho lugar, donde se encontraba el propietario, y pudieron comprobar que del mismo salían múltiples ladridos. Dentro encontraron un total de 25 perros divididos en pequeños habitáculos. El local, de entre 20 y 30 metros cuadrados, no disponía de ningún tipo de ventilación y se encontraba en condiciones antihigiénicas.

Además, se apreciaba un fuerte olor a suciedad, así como otros elementos que podían poner en peligro la vida de los animales. Los agentes procedieron a solicitar al dueño la documentación legal de las perras y de núcleo zoológico del local, no disponiendo este de ninguna de ellas, así como a la comprobación del chip, careciendo todas ellas del mismo. Ante tales hechos, los agentes contactaron con los veterinarios municipales, que después de examinar a los animales confirmaron el mal estado en el que se encontraban. Finalmente, se procedió al traslado de estos al centro Modepran de Benimàmet.