Compartir

El corredor Jaime Almenar ha sido la imagen de los campeonatos de Esquí Alpino y de Snow Adaptado que se ha celebrado en la Estación de Baqueira-Beret. El deportista ha recibido un reconocimiento a su trayectoria, tras 8 temporadas ininterrumpidas en la élite del esquí adaptado español, proclamándose campeón de España en cuatro de las últimas cinco ediciones. Jaime Almenar ha cumplido con los pronósticos en la prueba de eslalon y se ha proclamado una vez más campeón de España con mucha autoridad, demostrando que está a un nivel altísimo en el panorama nacional. No en vano, se integra desde hace tres temporadas en el ambicioso Proyecto FER de la Fundación Trinidad Alfonso. Junto a la medalla de Oro del eslalon, Jaime ha recibido también el trofeo acreditativo de campeón de la Copa de España, la otra competición nacional existente que premia la regularidad, dirimiéndose con los puntos sumados en los distintos trofeos autonómicos que tienen carácter de Copa de España.

La competición de esquí alpino, consistente en un eslalon especial y un eslalon gigante, se disputó en el espectacular Stadium de Beret. En estos campeonatos de esquí alpino participaron en las tres categorías existentes un total 44 corredores, venidos de todos los rincones de España, distribuidos en: Blind (visuales), Standing (esquí de pie) y Sitting (esquí en silla), a las que se unió el campeonato de Snow, celebrado simultáneamente, que contó con la presencia de la reciente medallista paralímpica Astrid Fina.

La expedición valenciana al Valle de Arán estaba compuesta por los corredores Jaime Almenar y Miguel Betoret (Beto), junto a Damián Mellado, entrenador especializado en esquí adaptado, Julio Almenar, experimentado capitán del equipo, y Martin Mellado, responsable del proyecto Cesg-Integra apoyado por la Diputació de Valencia. En el gigante, Beto, debutante en la competición, sorprendió y dio la campanada al obtener la medalla de bronce. Miguel compensó su falta de experiencia con arrojo y ambición deportiva y un carácter ganador. Tras la primera manga se colocó en una tercera posición de la que ya no sería apeado, pese a los esfuerzos de los otros competidores en la manga final. Con su silla Tessier modelo Tempo, recientemente adquirida gracias al apoyo de la Diputació, despuntó en el Stadium de Beret.