Nutrición
Compartir

La Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) incide en la importancia de mejorar la alimentación infantil, así como la necesidad de reducir los índices de obesidad y sobrepeso en edades tempranas siguiendo una dieta saludable y equilibrada, ajustándola a las necesidades de los menores en el Día Nacional de la Nutrición que se celebra este 28 de mayo.

José Félix Liberal, presidente de ASEVEC, ha desvelado que “el consumo de verduras en España tiene una evolución conservadora; y aunque es uno de los países con mayor consumo en Europa, está por debajo de las recomendaciones de las guías alimentarias”. Sobre todo, “atendiendo al bajo consumo en la población infantil y juvenil, inferior al que presenta la población adulta”, añade.

El presidente de la Asociación ha remarcado que “las verduras deben ser el alimento más abundante en la dieta de cualquier persona, ya que son especialmente ricas en vitaminas, minerales, agua, fibra y antioxidantes”.

Según Carmen Villar Villalba de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), la recomendación de la OMS y la FAO es realizar un consumo de 400 gramos diarios de frutas y verduras para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad. Sin embargo según diferentes estudios, que se pueden consultar en el Observatorio de la Nutrición y Estudio de la obesidad de la Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), los datos de consumo de fruta y verdura en la población infantil y adolescente están por debajo de estas recomendaciones, asegura Villar.

Programa Escolar de Consumo de Frutas y Verduras

“Los colegios son un entorno clave para enseñar a los niños a establecer hábitos de alimentación saludables que se mantengan a largo plazo. Las intervenciones en la escuela llegan a grandes grupos de niños de todas las clases sociales, y los mensajes aprendidos pueden transmitirse a la familia ayudando a modificar comportamientos”.

Por ello, iniciativas como el Programa Escolar de Consumo de Frutas y Verduras y Leche promovido por la Comisión Europea y coordinado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y las recomendaciones sobre la frecuencia de consumo recomendadas en los menús de los centros educativos que se establecen en el Documento de Consenso sobre la alimentación en los centros educativos elaborado por la AECOSAN, “son instrumentos cuyo objetivo principal es promover el aumento del consumo de frutas y verduras en la población infantil”, añade Carmen.

La tecnología, clave en la obesidad infantil

Además, se ha observado que disponer de televisión, ordenador o videojuegos en la habitación, también se asocia a la prevalencia de obesidad: el porcentaje de niños con televisor o DVD en su habitación es del 37 % entre los que tienen obesidad, y del 22 % entre los que tienen normopeso. Además, el porcentaje de niños que dedican dos o más horas diarias a los medios de ocio pasivo (ordenador, videojuegos, etc.) entre semana es mayor entre los que tienen obesidad (29 %) que entre los que tienen normopeso (22 %).

Para evitar adultos con sobrepeso, colegios y familias tienen mucho que decir y hacer. No solo es importante elegir bien los alimentos, sino que también se debe tener en cuenta la forma en la que se elaboran las preparaciones, cuidando los métodos de cocción, las grasas que se utilizan, las cantidades utilizadas, así como evitar picar entre horas, los snacks, y las comidas rápidas.