calabaza
Compartir

Aunque los hechos tuvieron lugar la semana pasada en el Mercado Central de Castellón, ha sido hoy cuando la noticia ha salido a la luz ante la detención policial de una joven de 24 años que al parecer roció a su expareja y padre de su hija de 14 meses con pipas de calabaza trituradas, un alimento al que aseguran que el denunciante es “extremadamente” alérgico, un dato que ella conocía.

Según ha explicado el afectado de 23 años, Brian Barberá, él se encontraba trabajando en la sección de pescadería del mercado cuando su expareja entró con una bolsa en la mano y le tiró a la cara el contenido que había en él mientras le insultaba al grito de “hijo puta”.

El detenido ha señalado que tras lo sucedido salió para fumar pero fue entonces cuando empezó a notar el hinchazón en la cara por que se vio obligado a desplazarse hasta el servicio de urgencias del centro médico más próximo a las inmediaciones del Mercado Central.

Allí los profesionales sanitarios le limpiaron la piel afectada de la cara y los ojos y le pincharon antihistamínicos para reducir la alergia. Tras esto, Barberá regresó a su puesto de empleo donde continuó con su jornada laboral hasta que finalizó y acudió a comisaría a denunciar a su exnovia.

A día de hoy la joven ha sido puesta en libertad hasta que se produzca el juicio por presunto delito de lesiones. Según la Policía Nacional, el denunciante tiene una orden de alejamiento por supuesto delito de malos tratos aunque él asegura que es una invención de su ‘ex’ y el motivo por el que puso fin a la relación.