Seguridad Social
Compartir

Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, en una operación conjunta, han desarticulado un grupo itinerante implicado en 39 atracos, realizados en varios puntos del país, en los que sus integrantes se apropiaron de efectos valorados en un millón de euros.

Estaban especializados en robos en polígonos industriales, establecimientos comerciales y cajeros automáticos, realizaban en una misma jornada varios hechos delictivos en localidades distintas.

Concretamente los afectados interpusieron denuncias en Zamora, Madrid, Segovia, Valladolid, Salamanca, Cáceres, Albacete, Alicante, Badajoz, Palencia y Burgos.

En la operación han sido detenidas cinco personas y se han practicado siete registros donde se ha recuperado, entre otros efectos, un camión isotermo, un vehículo de alta gama y 8.000 euros en efectivo. A los arrestados se les atribuye un delito de homicidio en grado de tentativa al disparar contra agentes de la Guardia Civil que trataban de frustrar el robo de un camión el pasado 20 de noviembre.

El inicio de la investigación comenzó en octubre de 2016 cuando se produjo un robo de una cabeza tractora, de un camión de embutidos, en el polígono industrial de Montalvo, en Salamanca. Con las primeras pesquisas se constató que detrás de este robo se encontraba una organización capitaneada por un hombre conocido por su historial delictivo relacionado con delitos contra el patrimonio en la comunidad de Castilla y León.

Algunos de los objetos incautados por la Guardia Civil y la Policía Nacional durante la intervención.

Varios robos en una misma noche

Las gestiones tendentes a la desarticulación del grupo fueron bastante complejas debido a la itinerancia y a la voracidad que tenían sus miembros a la hora de cometer los delitos. Así, en una noche podían cometer hasta cuatro hechos delictivos en distintas provincias. Por ejemplo el pasado 21 de enero tras sustraer un vehículo de alta gama en Torrellano (Elche) atracaron un cajero automático en Alicante, a continuación otro en la localidad de Elche y seguidamente una tienda de móviles en la localidad de Hellín (Albacete).

La operación ha sido culminada con la detención de cinco personas a las que se les imputan hasta el momento 39 robos denunciados en Zamora, Madrid, Segovia, Valladolid, Salamanca, Cáceres, Albacete, Alicante, Badajoz, Palencia y Burgos. El valor aproximado de los efectos sustraídos asciende a un millón de euros, sin contar el valor de los daños ocasionados para cometer estos actos delictivos.

Además se han practicado siete registros, uno en Madrid, cinco en Valladolid -cuatro en domicilios y uno en una nave industrial- y otro más en Salamanca. Entre los efectos intervenidos se encuentra un turismo, un camión con remolque, dos placas de vehículo sustraídas, tres carcasas de llaves de coche, dos decodificadores y llaves de arranque de vehículos, 19 transponedores, 8.000 euros en efectivo, una pistola simulada, una defensa extensible, dos puños americanos, tres televisores, cuatro altavoces, cinco transmisores, un portátil, 27 móviles, cuatro tablets, un cargamento de vigas de madera sustraídas y herramientas y prendas de vestir empleadas para robos con fuerza.